El Arte Rupestre del Valle de Huarmey

La franja costera extremadamente seca al oeste de los Andes es muy rica en arte rupestre. Sin embargo, la distribución es bastante desigual. Algunos valles tienen una plétora de arte rupestre, como el valle de Reque-Chancay al este de Chiclayo, mientras que otros valles tienen solo unos pocos sitios con una modesta variedad de imágenes de arte rupestre. Uno de esos valles es el valle del río Huarmey. Este artículo presenta una revisión de los seis sitios con arte rupestre de este valle, escrito con la muy apreciada colaboración de Gustavo Cárdenas Huachaca (Perú).

Por Maarten van Hoek y Gustavo Cárdenas

*

El Arte Rupestre del Valle de Huarmey

Una Reseña

 

*

Texto, mapas y dibujos de Maarten van Hoek – Holanda

Texto traducido con Google Translate

Fotografías de Gustavo Cárdenas Huachaca – Perú

  

Introducción

La franja costera extremadamente seca al oeste de los Andes en América del Sur es muy rica en arte rupestre, especialmente a lo largo de los ríos que fluyen hacia el oeste. Sin embargo, la distribución es bastante desigual. Algunos valles tienen una plétora de arte rupestre y sitios de arte rupestre, como el valle de Reque-Chancay al este de Chiclayo, mientras que otros valles tienen solo unos pocos sitios con una modesta variedad de imágenes de arte rupestre (principalmente petroglifos). Uno de esos valles “menores” (solo en cuanto a arte rupestre; el paisaje es espectacular) es el valle del río Huarmey, que se ubica a unos 130 km al SE de la ciudad de Chimbote. El valle del Río Huarmey y sus afluentes han arrojado – hasta el momento (redacción 2022) – al menos seis modestas concentraciones de arte rupestre (indicadas en el mapa de la Figura 1).

Figura 1: Mapa del área de estudio: el valle del Río Huarmey, Perú. Mapa © OpenStreetMaps-Contributors y © de Maarten van Hoek.

Sitios Rupestres de Huarmey

En esta sección describiré brevemente los seis sitios de arte rupestre que conozco que han sido registrados en el Valle de Huarmey. Como nunca he visitado el Valle de Huarmey personalmente, tendré que confiar en las grabaciones de otros investigadores del arte rupestre, especialmente en las fotografías que Gustavo Cárdenas Huachaca amablemente puso a mi disposición (tenga en cuenta que todas sus fotografías han sido mejoradas digitalmente por mí). Desafortunadamente, demuestra que las publicaciones son escasas y, a veces, posiblemente contradictorias. Por esas razones, no se intentará proporcionar un inventario científico completo. En cambio, se dará una revisión de la información disponible y finalmente se intentará ubicar el arte rupestre de Huarmey en un contexto adecuado.

*

Sitio 1: Piedra Labrada

A unos 14 km al norte del Valle de Huarmey y a 380 m s.n.d.m. se encuentra el sitio de arte rupestre de la Piedra Labrada, donde ya en 1874 Antonio Raimondi menciona la existencia de petroglifos en este sitio (Bonavía 1982: 427 ). Más de un siglo después el sitio fue descrito brevemente y fotografiado por Duccio Bonavía (1982: 427-428; Fotografía 93: Sitio PV35-46). Algo más tarde, el arqueólogo cubano Antonio Núñez Jiménez visitó el sitio remoto en helicóptero y posiblemente registró diez paneles con petroglifos (como se ilustra en Núñez Jiménez 1986: Figs. 1177 – 1187). Al estar demasiado lejos del Valle de Huarmey, esta localidad (Sitio 1 en la Figura 1) no se discutirá más en este estudio.

*

Sitio 2: Congón

En el propio Valle de Huarmey se encuentran cinco localidades con arte rupestre. Un grupo modesto se encuentra cerca de Congón, 14 km tierra adentro ya una corta distancia al NO del fondo del valle (Sitio 2 en la Figura 1). Al NO del pueblo de Congón (en realidad llamado Casa Hacienda Congón, pero también conocido como San Isidro) hay un pequeño sitio de arte rupestre (a aproximadamente 116 m s.n.d.m.) con definitivamente dos, quizás tres rocas con petroglifos. Muy cerca se encuentra el conjunto arqueológico de Congón (PV35-43 según Bonavía 1982: 426; aunque no menciona el arte rupestre). Un panel en Congón es conocido como “El Petroglifo del Diablo o Piedra del Diablo”, los otros paneles son visibles en una foto de 1960 (Figura 2), que muestra a los probables descubridores Duccio Bonavía, Félix Caycho Quispe y Sotelo.

El sitio de Congón también se menciona en el Inventario Nacional de Rainer Hostnig, quien, sin embargo, solo se refiere al libro de 1999 de Jean Guffroy (Hostnig 2003: 16), en cuyo prólogo es Duccio Bonavía quien escribe que los petroglifos en Congón podría indicar el inicio de una antigua ruta (Bonavía en: Guffroy 1999: 12). Finalmente, en 2013 Jaime Briceño publicó un breve artículo en el internet sobre los descubrimientos de arte rupestre en el Valle de Huarmey, en el que también menciona dos rocas decoradas en Congón.

Desafortunadamente, la “Piedra del Diablo” parece haber sido robada. Al menos en un informe en el internet, Heber Ocaña Granados (2019) nos informa que las dos rocas decoradas en Congón habían desaparecido a principios de 2000 (fuente). Sólo una réplica nos recuerda la roca principal de Congón (fuente). Sin embargo, el diseño de la réplica difiere un poco con la imagen visible en la foto de 1960 (Figura 2), de ahí mi dibujo ligeramente manipulado de la Figura 3.

Figura 2: El sitio de Congón, Huarmey, Perú (1960). Fuente: Los Tesoros de Huarmey).

Figura 3:El Petroglifo del Diablo o Piedra del Diablo”, Congón. Dibujo © de Maarten van Hoek, basado en la foto de Figura 2 y la réplica (fuente).

*

Alguay-Congón

En su Inventario Nacional, Rainer Hostnig también incluyó un sitio de arte rupestre llamado Aiguay, que se dice fue descubierto por Hans Horkheimer en el Valle de Huarmey en 1959 (Hostnig 2003: 15). Según Rogger Ravines (1986: 11) el sitio se ubicaba a pocos kilómetros al este de Aiguay y, además, a la izquierda de la carretera que conduce al interior. Ahora es posible que el sitio de Aiguay (¿error tipográfico?), que de hecho está marcado como Alguay en los mapas oficiales, en realidad sea el mismo que Congón (ubicado a 4 km al NE de Hacienda Alguay). Por lo tanto, sin más información (gráfica) convincente, Alguay (o Aiguay) no se admite como un sitio de arte rupestre existente.

*

Sitio 3: Mandinga

A unos 2,5 km al SSE de Congón, al otro lado del valle y directamente al SE del fondo del valle se encuentra el complejo arqueológico de Mandinga (PV35-38 según Bonavía 1982), ubicado a unos 85 m s.n.d.m. (Sitio 3 en la Figura 1). Aunque Bonavía no menciona ningún ejemplo de arte rupestre en este sitio, el arqueólogo Enrique Zavaleta Paredes registró al menos una roca con un petroglifo que, según Zavaleta, representa “un rostro antropomorfo con los ojos en forma de cuarto creciente muy bello” (Zavaleta 2022: com. pers.; ver la Figura 29).

*

Sitio 4: Verna Puquio

En 1996 Manuel Patiño Zambrano y sus colegas descubrieron una roca con petroglifos en la Quebrada de Verna Puquio (Patiño Zambrano 2004). Esta localidad (Sitio 4 en la Figura 1) también es conocida como Quebrada Bernapuquio y la roca probablemente se encuentre muy cerca del sitio arqueológico de Tayca (o Hacienda Taica), el cual fue descrito por Duccio Bonavía como Sitio PV35-48: Quebrada Pedregal (Bonavía 1982: 428-429). El sitio está ubicado en la margen norte del Valle de Huarmey, a unos 4400 m al ENE de Congón. Patiño Zambrano describe los petroglifos en la roca (incompleto) de la siguiente manera: “… anchas líneas incisas que configuran la cabeza de un ave (¿águila?), que al parecer tenía cuerpo de serpiente, rematando en una cola enroscada. Otras líneas paralelas terminadas en punta se presentan frente a la cabeza del ave rapaz, la cual muestra el pico abierto y curvo. Otras líneas se presentan en la base de este motivo.” (2004).

*

Sitio 5: Quebrada Malpaso

Alrededor de 36 a 38 km tierra adentro se encuentra la quinta y más importante concentración de arte rupestre del Valle de Huarmey (Sitio 5 en la Figura 1). Este complejo involucra varias localidades a ambos lados de la Quebrada Malpaso que corre de sur a norte. Se desconoce exactamente cuándo se reportaron por primera vez los petroglifos de la Quebrada Malpaso, pero parece que fue Enrique Zavaleta Paredes, quien – en 2009 – registró dos paneles cerca de la entrada de la Quebrada Malpaso (Briceño 2013). Briceño (2013) publicó un breve artículo en el internet en el que menciona 24 paneles con petroglifos en la Quebrada Malpaso, pero es muy poco probable que se incluyan los nueve paneles decorados en el Sector Lacrao (Sitio 6 en la Figura 1; discutido más adelante), ya que Enrique Zavaleta Paredes desconocía algunos paneles decorados en ese sector cuando le envié unas fotos de los petroglifos de Lacrao (Zavaleta Paredes 2022: com. pers.).

Es importante destacar que en el área de Malpaso-Lacrao también hay tres sitios donde (muchos circulares y cuatro en forma de cruz) geoglifos han sido registrados por el arqueólogo Carlos Zapata Benites (2012). Los tres puntos con esos geoglifos están marcados con un “⁎” en la Figura 4. Como no considero que los geoglifos sean una forma de arte rupestre, solo me refiero al artículo informativo de Zapata Benites para obtener más información sobre esos geoglifos.

Figura 4: Sitios 5 y 6 en el Valle de Huarmey. Sitio 6: ver la Figura 20. Mapas © de Maarten van Hoek, basados en Google Earth.

Se desconoce cuándo exactamente se registraron por primera vez los 24 paneles decorados en la zona de Malpaso. Todos los paneles decorados conocidos se describirán brevemente y, cuando sea útil, se proporcionará una ilustración. Las ubicaciones mencionadas en el texto e indicadas en las Figuras 4 y 5 son solo aproximadas por mí. Como no existe un sistema de numeración publicado oficialmente, creé mi propio sistema en el que “HUA” se refiere al Valle de Huarmey y, por ejemplo, “MAL” al área de Malpaso. A cada bloque se le asignará un número individual y, si es necesario, una letra mayúscula para distinguir los paneles separados. Las escalas no están disponibles.

Las rocas HUA-MAL-001 a HUA-MAL-021 se encuentran en la orilla oeste cerca o al sur del sitio arqueológico de PV35-27 (Figura 5). El área bastante extensa donde se ubican los cantos rodados decorados comprende arenas y piedras de un color ligeramente rojizo (mejorado en la Figura 4 – Mapa de Detalle 5). Esta área se conoce como HUA-5-MAL-1 (Figuras 4 y 5).

Figura 5: Sitio MAL-5-1 en el Valle de Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. La información en la foto es de Maarten van Hoek; su responsabilidad.

*

HUA-5-MAL-1

Roca HUA-MAL-001 (Figura 6) se encuentra muy cerca del complejo arqueológico PV35-27. Es un panel muy interesante que presenta un gran imagen de un zoomorfo (probablemente mítico) con una gran boca abierta y claramente mostrando los dientes (¿que está a punto de devorar a otro zoomorfo más pequeño inmediatamente en frente de la boca?). El zoomorfo no tiene extremidades y su cuerpo serpentino termina en un elemento bifurcado. Dentro del cuerpo delineado hay un círculo y una cruz abierta; motivos que nos recuerdan a los geoglifos circulares y en forma de cruz cercanos (justo al oeste del sitio HUA-5-MAL-2 en la Figura 4; ver también la Figura 13). Lo más importante es el ojo tripartito de la criatura; un componente al que volveré. A la izquierda hay un petroglifo que podría considerarse que representa otro elemento de ojo tripartito (aislado). Hay algunas marcas más (débiles), incluido un tercer zoomorfo.

Figura 6: Roca HUA-MAL-001 en Malpaso, Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. Dibujo © de Maarten van Hoek, basado en la foto de Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-002 se encuentra en la misma localidad que Roca HUA-MAL-001, por lo tanto también en la orilla oeste, muy cerca de PV35-27. Es una roca muy grande que presenta, en su superficie vertical y ondulada orientada al SO (Panel A), un petroglifo que muy probablemente representa el esqueleto simplificado de un pez o alguna criatura marina (Figura 7A). Se dispone en posición vertical (cabeza mirando hacia arriba). A su derecha hay algunas líneas tenues, un círculo con un punto central y las huellas muy débiles de otro pez o criatura marina que está en posición diagonal (Figura 7B). Las imágenes de arte rupestre de criaturas marinas son sorprendentemente raras en el arte rupestre costero del norte de Perú (que es rico en peces). El Panel HUA-MAL-002B mira hacia el NE y hacia arriba y tiene una línea picada larga y gruesa que marca una cresta en la superficie superior. Debajo de la línea hay una figura antropomórfica (¿?) muy interesante  que levanta un brazo y una mano humanos (con cinco dígitos) frente a la cabeza de perfil. Detrás de la cabeza hay algunas líneas borrosas que probablemente representan el cuerpo (Figura 8).

Figura 7: Roca HUA-MAL-002 en Malpaso, Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. Dibujos © de Maarten van Hoek, basados en la foto de Gustavo Cárdenas.

Figura 8: Roca HUA-MAL-002 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-003 se encuentra a una corta distancia al oeste o SO de PV35-27. Tiene rastros débiles de un petroglifo de una figura antropomórfica invertida delineada en su cara SSE, Panel A vertical (Figura 9). Cabe destacar que Briceño (2013) describe brevemente este petroglifo, pero no menciona su posición invertida. Sin embargo, es muy poco probable que la roca se haya volteado y, por lo tanto, la posición al revés puede ser intencional. La figura tiene una gran cabeza circular con dos ojos circulares delineados y una sola línea curva que representa una boca (“sonriente”). Curiosamente, en su mano derecha (el brazo/mano izquierdo parece haberse desgastado parcialmente) parece sostener o tocar un componente triangular.

Figura 9: Roca HUA-MAL-003 en Malpaso, Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. Dibujos © de Maarten van Hoek, basados en una foto de Gustavo Cárdenas.

El significado de este componente es incierto, pero podría simbolizar un órgano sexual femenino. En el arte rupestre, una vulva suele dibujarse como un triángulo y, además, con frecuencia se dibuja aislada, separada del cuerpo, también en el arte rupestre andino (Van Hoek 2012: 28-33). Sin embargo, las imágenes de arte rupestre de vulvas aisladas o figuras femeninas con vulvas aparentes son muy raras en el arte rupestre andino (Van Hoek 2012: 28-43). Otro posible indicio de que la figura puede ser una mujer es el hecho de que entre sus piernas en cuclillas se dibujan dos marcas ovaladas que posiblemente representan o simbolizan también los órganos sexuales femeninos. Puede haber más petroglifos en el Panel B adyacente (también vertical) a la izquierda de la figura (o la derecha, dependiendo de cómo se observe la figura).

Roca HUA-MAL-004 se encuentra a solo dos metros al sur de Roca HUA-MAL-002. Su superficie de fuerte pendiente hacia el este (con vistas a la confluencia de la Quebrada Malpaso y el Río Huarmey) tiene varias imágenes (a menudo débiles) (Figura 10). Un surco claramente serpentino (con un pequeño punto que posiblemente represente la cabeza, ¿de una serpiente?) está flanqueado por dos espirales distintas en forma de S. Debajo y a la izquierda del ejemplo más grande hay rastros de líneas más débiles, dos que terminan en rizos.

Figura 10: Roca HUA-MAL-004 en Malpaso, Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. Dibujo © de Maarten van Hoek, basado en la foto de Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-005 (Figure 11) se encuentra en la misma zona. Es una roca multifacética con al menos cinco paneles decorados, todos orientados más o menos en la misma dirección. El Panel A tiene varias líneas, incluido un patrón de cuadrícula y tres marcas en forma de ojo. El Panel B tiene algunas líneas, pero también un petroglifo delineado muy intrigante que probablemente representa la cabeza o la máscara de un ser humano. Tiene una boca abierta grande y ovalada que muestra dientes y dos ojos de forma extraña (uno con un pequeño punto por pupila). De la parte superior de la cabeza emergen tres (quizás cuatro) líneas dispuestas en dos “cuernos” paralelos y curvos. Los Paneles C, D y E solo tienen marcas débiles y menores.

Figura 11: Roca HUA-MAL-005 en Malpaso, Huarmey (también ver la carátula). Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-006 (Figure 12) se encuentra mucho más arriba en la pendiente al sur de PV35-27. Está profusamente decorado. El Panel A presenta un caos de imágenes, incluido un zoomorfo delineado (en una posición aislada a la izquierda) que mira hacia la derecha, un pájaro pequeño con una cola triangular típica, un biomorfo con forma de serpiente que se enrolla rectangularmente y una mezcla de imágenes y líneas que son difíciles de diferenciar. Varias líneas (principalmente enrolladas) son difíciles de ver porque se han patinado más profundamente. El Panel B tiene al menos un petroglifo (¿abstracto?).

Figura 12: Roca HUA-MAL-006 en Malpaso, Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. Dibujo © de Maarten van Hoek, basado en una foto de Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-007 (Figure 13) se encuentra a cierta distancia al SE de PV35-27. Desde esta roca se tiene una vista del sitio de geoglifos-petroglifos más al sur (1200 m al ESE, cruzando la Quebrada Malpaso). Lo más notable es una gran espiral irregular o laberinto (¿?) que ahora está incompleto porque una gran parte del panel que mira hacia el este se ha desprendido (¿por causas naturales o acciones antrópicas?). A la izquierda de la parte perdida hay algunas líneas muy débiles (¿antrópicas?).

Figura 13: Roca HUA-MAL-007 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-008 (ubicación incierta) tiene una extraña figura biomórfica que comprende un cuerpo delineado en forma de C y un cuello que apunta hacia abajo y una cabeza circular que tiene un círculo con un punto central que representa el ojo desde el cual dos líneas extendidas corren hacia el contorno de la cabeza (Figura 14). A la izquierda hay más líneas (más débiles).

Figura 14: Rocas HUA-MAL-008 y 009 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-009 (ubicación incierta) tiene un ojo grande y delineado del que emerge un pequeño “cuerno” completamente picoteado. Debajo del componente del ojo hay un petroglifo zigzagueante más grande y delineado con varias líneas adjuntas; algunos posiblemente creando un triángulo (Figura 14).

HUA-MAL-010 (ubicación incierta) presenta un cuadrúpedo delineado, cuyas piernas apuntan en direcciones opuestas. Su cabeza es difícil de reconocer debido al martilleo (¿posterior?) (Figura 15).

Figura 15: Rocas HUA-MAL-010 y 011 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-011 se encuentra en lo alto de la ladera SSO de PV35-27. Su superficie áspera y con una pendiente empinada hacia el SO presenta un caos de líneas errantes, que posiblemente incluyan una cruz delineada ( flecha en la Figura 15).

Roca HUA-MAL-012 (ubicación incierta) presenta una línea picada y dos símbolos solares o estelares, el más pequeño encerrado en un círculo (Figura 16).

Figura 16: Roca HUA-MAL-012 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-013 (ubicación incierta) puede tener una línea picada.

Roca HUA-MAL-014 (ubicación incierta) presenta en su superficie casi vertical y lisa una fila de petroglifos que incluyen un pájaro delineado, un gancho rematado por un pequeño círculo, una línea rematada por un disco ligeramente picado y algunos petroglifos más (Figura 17).

Figura 17: Rocas HUA-MAL-014 y 018 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-015 (ubicación incierta) tiene cuatro líneas picadas.

Roca HUA-MAL-016 se encuentra en lo alto de la ladera SSO de PV35-27. Su superficie orientada al SO presenta algunos petroglifos indeterminables. La roca puede haber sido arrancada.

Roca HUA-MAL-017 (ubicación incierta) tiene algunas líneas muy tenues, ligeramente picoteadas.

Roca HUA-MAL-018 (ubicación incierta) tiene un patrón que podría representar un zoomorfo (inacabado) (Figura 17).

Roca HUA-MAL-019 (ubicación incierta) presenta un rectángulo delineado que está rodeado por algunas líneas, que posiblemente incluyan una fila de cuatro triángulos picados (Figura 18).

Figura 18: Rocas HUA-MAL-019 y 020 en Malpaso, Huarmey. Fotografías © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-MAL-020 (Figura 18) se ubica en lo alto del talud SSO de PV35-27. Tiene un petroglifo posiblemente zoomorfo, la “cola” encierra un círculo delineado y termina en forma de X. El “cuerpo” se encuentra en una parte muy rugosa y parcialmente descascarada de la roca, por lo que su disposición es casi imposible de distinguir. Su posición es notable, porque la roca tiene suficientes superficies lisas para fabricar petroglifos.

Roca HUA-MAL-021 se encuentra en lo alto de la ladera SSO de PV35-27. En una de las fotos se ve una roca a lo lejos con un gran anillo. Puede ser reciente.

*

HUA-5-MAL-2

Rocas HUA-MAL-022 a 024. En este sitio (Sitio HUA-5-MAL-2 en la Figura 4), el arqueólogo Zapata Benites registró un grupo de tres pequeñas rocas con petroglifos, justo al este del sitio de geoglifos más al sur y, por lo tanto, en la orilla este de la Quebrada Malpaso. Se dice que una roca se incorporó a una estructura antigua (un paraviento), mientras que las otras dos rocas se encontraron cerca. En mi opinión, las tres rocas bastante pequeñas pueden haber sido perturbadas o incluso movidas a cierta distancia. Una roca tiene patrones rectangulares interesantes, incluido un motivo S angular (Figura 19).

Figura 19: Roca HUA-MAL-022 en Malpaso, Huarmey. Dibujo © de Maarten van Hoek, basado en una foto de Zapata Benites (2012). Para más información remito al artículo de Zapata Benites (2012: Figuras 16 y 17).

*

HUA-5-MAL-3

Rocas HUA-MAL-025 a ? El arqueólogo Enrique Zavaleta Paredes me informó que en un lugar en el margen este de la Quebrada Malpaso (Sitio HUA-5-MAL-3 en la Figura 4) se han reportado varios paneles con petroglifos (Zavaleta Paredes 2022, com. pers.). Sin embargo, no hay más información (gráfica) disponible.

*

Sitio 6: Lacrao

El sitio de arte rupestre de Lacrao se encuentra a unos 2,5 km al NE de PV35-27 en Malpaso. A pesar de la corta distancia, la imaginería de Lacrao difiere de la imaginería de Malpaso, ya que tiene más petroglifos abstractos que imágenes figurativas. Hay al menos dos puntos en Lacrao donde se han registrado rocas decoradas (Figura 20). Están etiquetados como HUA-LAC-001 y así sucesivamente. Es posible que existan más paneles con petroglifos que los reportados en este estudio. Alrededor de 720 m a 1030 m al ESE se encuentran los otros dos grupos de geoglifos (solo circulares) en esta área. Nuevamente, no hay escalas disponibles y, nuevamente, todos los rumbos son solo aproximados.

Figura 20: El Sitio 6 de Lacrao y los geoglifos (marcado “⁎”), Huarmey. Mapas © de Maarten van Hoek, basados en Google Earth.

Roca HUA-LAC-001. El punto más al sur tiene al menos una roca decorada que se encuentra inmediatamente al este de un camino estrecho (¿antiguo?) que conduce al sitio rupestre más al norte, que es apenas visible desde el norte. Su superficie casi vertical orientada al SO tiene algunas marcas aleatorias, principalmente abstractas (Figura 21). Sin embargo, un petroglifo puede representar una cabeza (¿sin terminar?) cuadrada (¿antropomórfica?) con dos puntos que representan los ojos y una línea vertical para la nariz. Sin embargo, incluso podría representar la cara de un búho.

Figura 21: Roca HUA-LAC-001 en Lacrao. Fotografías © por Gustavo Cárdenas. La información en la foto A es de Maarten van Hoek; su responsabilidad.

El sitio más al norte se encuentra aproximadamente a 20 m al NE de la roca más al sur. Es un grupo de rocas muy agrupadas, ubicado muy cerca de la esquina SO del complejo arqueológico de PV35-33. El antiguo camino atraviesa el grupo.

Roca HUA-LAC-002 tiene en su superficie inclinada orientada al NO (Panel A) un caos de líneas a menudo patinadas, principalmente curvilíneas, al menos seis círculos (cinco con un punto central) y un triángulo (Figura 22). El Panel B tiene dos anillos incisos muy débiles de edad incierta (¿reciente?). El Panel C mira al NE y tiene un patrón débil de líneas principalmente curvilíneas cerca de su parte superior.

Figura 22: Roca HUA-LAC-002 en Lacrao. Fotografía © por Gustavo Cárdenas. Dibujo © de Maarten van Hoek, basado en una foto de Gustavo Cárdenas. La información en la foto es de Maarten van Hoek; su responsabilidad.

Roca HUA-LAC-003 está muy fragmentado y dividido en dos partes. La parte más grande (Panel A: orientado SSE) muestra algunas líneas curvas muy débiles y dos círculos. La parte más pequeña (que mira al NE) tiene algunas líneas (curvas), un pequeño triángulo delineado y un anillo toscamente ejecutado (Figura 23).

Figura 23: Rocas HUA-LAC-003 a 005 y 009 en Lacrao. Fotografías © por Gustavo Cárdenas. La información en la foto A es de Maarten van Hoek; su responsabilidad.

Roca HUA-LAC-004  se encuentra a solo unos metros al SO de Roca HUA-LAC-003. Es una roca más pequeña con una superficie lisa orientada al oeste que está casi completamente cubierta con petroglifos (Figura 23). Hay filas de puntos y muchas líneas entre las que se encuentra una imagen bastante clara de una cabeza humana representada de frente. Es cuadrado y tiene dos círculos que representan los ojos, un triángulo para la nariz y una línea corta que representa la boca. De la parte superior de la cabeza emergen varios apéndices, incluidas dos plumas (¿?) largas y curvas. A su izquierda puede haber un petroglifo zoomórfico (¿un pájaro?).

Roca HUA-LAC-005 está casi tocando Roca HUA-LAC-004 (Figuras 23 y 24). En su superficie vertical rugosa orientada al SE (Panel A) hay algunas áreas con petroglifos curvilíneos. En su extremo este (Panel B) hay una pequeña área con un posible motivo en forma de S (encerrando dos puntos) y una cara (no una cabeza) con dos círculos que representan los ojos, una pequeña línea para una boca y una nariz que se biseca, formando las cejas (enmarcado en la Figura 24). Otro grupo de líneas podría representar un zoomorfo de perfil, pero esto también puede ser una característica natural. En el Panel C hay tres grupos de patrones abstractos claramente picados en diferentes niveles (Figura 24).

Figura 24: Rocas HUA-LAC-005, 004, 007 y 008 en Lacrao. Fotografías © por Gustavo Cárdenas. La información en las fotos es de Maarten van Hoek; su responsabilidad.

Roca HUA-LAC-006 se encuentra a una distancia muy corta al NE de Roca HUA-LAC-003. Tiene al menos cuatro paneles decorados (Figura 25). El Panel A tiene varias líneas curvas y rectas; El Panel B tiene un área toscamente picoteada; El Panel C tiene varios petroglifos abstractos (difíciles de distinguir en la foto). El Panel D también tiene algunos petroglifos picoteados débiles, pero también una gran cantidad de líneas rectas incisas, que a menudo forman patrones en forma de V (Figura 25D). Esas líneas incisas son muy inusuales para el arte rupestre de la costa norte del Perú. No son una forma de vandalismo y pueden ser muy antiguos.

Figura 25: Roca HUA-LAC-006 en Lacrao. Fotografías © por Gustavo Cárdenas. La información en la foto es de Maarten van Hoek; su responsabilidad.

Roca HUA-LAC-007 es una gran roca ubicada a corta distancia al NNE de Roca HUA-LAC-005. Tiene algunas líneas rectas y curvas irregulares. Se apoya contra Roca HUA-LAC-008 y de hecho puede ser parte de él (ver las Figuras 24 y 26).

Roca HUA-LAC-008 es una roca muy fragmentado (Figura 26) con petroglifos abstractos similares en su cara NO y superficie ligeramente inclinada. También se encuentra a corta distancia al NE de Roca HUA-LAC-005. Presenta al menos una espiral en forma de S (similar a las de la Figura 10), un patrón angular más o menos similar al del petroglifo de la Figura 19, varios círculos (con o sin punto central) y muchas líneas curvilíneas dispuestas al azar e marcas indeterminables.

Figura 26: Roca HUA-LAC-008 en Lacrao. Fotografía © por Gustavo Cárdenas.

Roca HUA-LAC-009 puede tener un petroglifo abstracto débil en su parte superior. Se encuentra a cierta distancia al este de Roca HUA-LAC-003 (ver Figura 23).

Figura 27: Vista de Lacrao desde Malpaso mirando al NE, Valle de Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas.

Discusión

Habiendo visto material ilustrativo de la mayor parte del arte rupestre en el Valle de Huarmey, es posible ubicar el arte en un contexto adecuado; gráfica y geográficamente. En primer lugar, es cierto que su repertorio encaja bien en las diversas tradiciones rupestres de la costa norte peruana. También es cierto que los petroglifos del Valle de Huarmey no son todos de la misma edad, pero determinar sus edades exactas es dificilísimo, si no imposible.

*

El Contexto Gráfico

Sin embargo, hay una excepción. La criatura marina mítica en Roca HUA-MAL-001 se caracteriza por su ojo tripartito. Esta es una propiedad del Estilo-MSC (Van Hoek 2011). La combinación de esos tres capiteles indica la posible influencia en el arte rupestre de las culturas Manchay (Lima), Sechín (Casma) y Cupisnique, todas datan de manera importante del Período Formativo Andino. Rechazo categóricamente la idea de que las imágenes de Estilo-MSC en el arte rupestre sean de origen Chavín. Ni siquiera están influenciados por Chavín. Es al revés: Chavín tomó prestada la mayor parte de su iconografía típica de las Culturas Cupisnique.

La mayoría de las imágenes de arte rupestre de Estilo-MSC son zoomorfas y/o antropomórficas, lo que demuestra que, en el caso de los biomorfos, los elementos más definitorios del Estilo-MSC son la boca y los ojos. Es importante destacar que, en muchos casos, dos apéndices se extienden desde las esquinas del ojo, lo que da como resultado un tipo de ojo muy específico, que he denominado el “ojo tripartito” (Van Hoek 2011: 27). Las imágenes del Estilo-MSC son predominantemente biomórficas, pero he demostrado que la imagen del Estilo-MSC biomórfica ideal y completa es rara. En realidad, solo los componentes básicos, como cabezas aisladas, bocas aisladas u ojos aislados, se han representado en las superficies rocosas.

En el caso de Huarmey, el Panel HUA-MAL-001 muestra a la criatura con un ojo tripartito y un ejemplar aislado, mientras que en las Rocas HUA-MAL-005 y HUA-MAL-009 se encuentran posibles ojos aislados. Esto significa que al menos parte del arte rupestre de Huarmey data del Período Formativo Andino. El motivo del ojo tripartito se encuentra en varios sitios de arte rupestre en el área de Estilo-MSC del norte de Perú, por ejemplo, en los sitios de arte rupestre de Pocós en Nepeña; Alto de la Guitarra en Virú; Cerro Campana en Moche; Chuquillanqui en Chicama; Quebrada del Felino en Jequetepeque y Cerro Mulato en Chancay; todos son sitios del Estilo-MSC.

En conclusión, es seguro afirmar que algunos petroglifos en Huarmey son de origen Cupisnique (Período Formativo). A este respecto puede ser importante que Bonavía (1982: 422) sugiera que la estructura defensiva (PV35-26) en la cima del cerro sobre PV35-27 (ver las Figuras 4 y 5) data del Período Formativo.

También otras imágenes biomórficas conectan a Huarmey con otros sitios de arte rupestre. Por ejemplo, el petroglifo de ave pequeña con cola triangular en Roca HUA-MAL-006 se refleja por ejemplo en Motocachy y Vinchamarca en Nepeña; El Palmo en Zaña; San Juan, Alto de la Guitarra y Caray en Virú; Palamenco en Santa; Yonán en Jequetepeque y Cerro Mulato en Chancay. El ave de alas rectangulares de Piedra Labrada (no ubicada realmente en Huarmey) puede compararse con una imagen similar de La Galgada en Santa y con un petroglifo de Queneto en Virú.

También se encuentran petroglifos de vulvas en otros sitios, como Chuquillanqui y Cerro Negro en Chicama; Quebrada del Felino en Jequetepeque, y La Cal y Cerro Mulato en Chancay. Los petroglifos de peces en Malpaso corren parejas con ejemplos en Alto de la Guitarra; Callanco, Huaca Blanca (esqueleto de pez invertido) y Cerro Mulato en Reque-Chancay; Chumbenique en Zaña; Cerro Negro y Chuquillanqui en Chicama; Quebrada de Paypay en Jequetepeque y La Galgada en Santa. Al sur de Huarmey, las imágenes de peces son más raras, pero yo registré un ejemplo en Roca MIM-006 en Miculla, 1210 km al SE, justo al norte de la frontera con Chile. Un petroglifo en el Panel CH-DIABLO-107 en Cerro El Diablo (Chuquillanqui) es excepcional ya que representa un pez en forma de S, mientras que en el mismo sitio se ha reportado un motivo comparable pero excepcional en forma de S adornado con triángulos.

Este raro petroglifo de pez en forma de S en Cerro El Diablo podría transmitir el mismo mensaje que el motivo en forma de S que aparece algunas veces en Huarmey. El motivo en forma de S también aparece más al norte, por ejemplo (aunque hay más sitios), Tomabal y Caray en Virú; Callanco, Cerro Mulato, Huaca Blanca, La Cal y El Progreso en Reque-Chancay; La Galgada y Palamenco en Santa; Cojitambo, Cerro Negro y Sausal en Chicama; Quebrada del Felino y San Simón en Jequetepeque; Motocachy y Pocós en Nepeña y Chumbenique en Zaña. Sin embargo, el motivo en forma de S no es tan informativo como las imágenes de estilo MSC, ya que también ocurre, aunque más raramente, más al sur, por ejemplo en La Caldera en Vítor (Arequipa), 975 km al SE de Huarmey.

El motivo en forma de S puede estar relacionado con la imagen rectangular en forma de S que también se encuentra en Huarmey (ver Figura 10). También reaparecen más al norte en, por ejemplo, La Cal en Chancay; Pampa de Castillo en Moche; Templo de Sechín en Sechín; Chuquillanqui en Chicama, pero también en Calartoco en el norte de Chile, 1575 km al SE de Huarmey. Lo mismo ocurre con el símbolo de la cruz de brazos iguales, representado en Huarmey tanto por petroglifos como por geoglifos. Se han registrado petroglifos cruzados similares en la Quebrada de Paypay (junto con imágenes de peces); Caray, Cerro de las Murallas, Alto de la Guitarra y Pampa Calata en Virú; Palamenco en Santa y Santa Rita B en Chao. Sin embargo, también he registrado ejemplos más al sur, por ejemplo en Quilcapampa en Sihuas en Arequipa (930 km más al SE) y Santa Bárbara en el norte de Chile (1650 km al SE de Huarmey).

*

El Contexto Geográfico

El hecho de que tantas imágenes del Valle de Huarmey reaparezcan en otros valles, es prueba definitiva del contacto cultural a grandes distancias y por ende del intercambio de ideas e iconografías. Este contacto debe haber tenido lugar a lo largo de varias rutas. Ahora es apropiado distinguir dos formas principales de movimientos a lo largo de tales rutas que existieron en la prehistoria andina. La mayoría de los sitios de arte rupestre en el norte de Perú parecen haberse desarrollado a lo largo de senderos y caminos, lo que implicó amplios contactos entre sociedades y/o grupos dentro de la franja costera. Así se desarrolló un tipo de infraestructura paralela a la costa. Las carreteras de este tipo a menudo se denominan Caminos Longitudinales (para obtener más información, consulte Van Hoek 2018). La otra forma de contacto prehistórico implicó los intensos intercambios de bienes, ideas y gráficos entre los Andes y la franja costera (y vice versa). Debido a las enormes diferencias de altitud, a menudo se hace referencia a este tipo de intercambio como Caminos Transversales, a lo largo del cual también se creó arte rupestre para marcar las rutas.

La pregunta es ahora, ¿el arte rupestre del Valle de Huarmey encaja en el Camino Longitudinal o en el Camino Transversal, o en ambas? En primer lugar, parece que no se ha construido un Camino Inca desde la costa a través del valle hacia los Andes (ver Van Hoek 2018: Fig. 50). Sin embargo, el petroglifo de Estilo-MSC indica claramente que el Cupisnique viajó desde la costa hacia el interior, pero parece que la ruta nunca llegó a ser muy importante. Además, en Google Earth solo se ven muy pocos caminos antiguos en Huarmey. Solo un sendero claramente reconocible (¿antiguo?) parece conectar los sitios de arte rupestre de Malpaso y, corriendo inmediatamente paralelo a lo largo del borde del fondo del valle Lacrao (Figura 28). También es importante que a lo largo de este tramo del valle se encuentran varios sitios arqueológicos impresionantes (sólo en su margen sur), así como una gran concentración de geoglifos. Esta parte del Valle de Huarmey debió ser muy importante.

Figura 28: Camino antiguo, Valle de Huarmey. Fotografía © por Gustavo Cárdenas.

En cambio, el Camino Longitudinal – que discurre directamente por la costa – fue muy importante y convirtió al Castillo de Huarmey (situado a 4 km tierra adentro) en un centro importante, aunque – como es habitual – no se ha registrado arte rupestre tan cerca de la costa. Las primeras manifestaciones de arte rupestre surgieron unos 10 km tierra adentro. Sin embargo, los fragmentos de un antiguo Camino Longitudinal son visibles en Google Earth, 11 km tierra adentro y solo ocho km al norte del sitio de arte rupestre de Congón. Cabe mencionar que una antigua ruta que conectaba Huarmey con el valle del río Culebras estuvo marcada por el sitio de arte rupestre de Piedra Labrada (Sitio 1 en la Figura 1). Otra ruta, que se desvía de la ruta a Piedra Labrada, está marcada por geoglifos (círculo verde en la Figura 1) y restos de posiblemente Caminos Cupisnique. Esta ruta terminaba en El Molino en el valle del Río Culebras, aunque los sitios de arte rupestre conocidos en este valle (Quillapampa, Castillo de Cuzmo [Pv34-11] y Huayash) se ubican mucho más hacia el interior (10 a 16 km al NE de El Molino; marcado con tres círculos en la Figura 1).

Figura 29: El petroglifo de Mandinga, Valle de Huarmey. Fotografía © por Enrique Zavaleta Paredes.

*

Agradecimientos

El autor está agradecido al arqueólogo Enrique Zavaleta Paredes por compartir fotos del petroglifo de Mandinga y más información útil, que se ha incluido en este estudio. Por supuesto, este documento nunca podría haber sido escrito sin el registro fotográfico muy valioso de los petroglifos de Malpaso y Lacrao hechos por Gustavo Cárdenas Huachaca, por lo que estoy más agradecido. Sin embargo, todos los textos, mapas y dibujos son completamente de mi responsabilidad.

Maarten van Hoek: rockart AT home . nl

Todo el texto traducido por Maarten van Hoek con Google Translate

Disculpe mis errores.

Referencias

Bonavía, D. 1982. Los gavilanes: mar, desierto y oasis en la historia del hombre. Corporación Financiera de Desarrollo S.A. Cofide, Lima (APRH).

Briceño, J. 2013. Hallazgo de petroglifos en el valle de Huarmey. Publicado originalmente en arqueologiadelperu (ahora – Abril 2022 – solo disponible en Facebook).

Cárdenas Huachaca, G. 2021. Petroglifos, Geoglifos y Sitios Arqueológicos en el Valle Medio del Río Huarmey. Facebook.

Guffroy. J. 1999. El arte rupestre del antiguo Perú. IFEA, IRD. Travaux de l’Institut Français d’Etudes Andines, Lima.

Hostnig, R. 2003. Arte rupestre del Perú. Inventario Nacional. CONCYTEC, Lima, Perú.

Ocaña Granados, H. 2019. Desaparación de petroglifo La Piedra del Diablo. LaMula.Pe.

Patiño Zambrano, M. 2004. Arte lítico en el arcaico tardío: Verna Puquio – Huarmey. Ponencia presentada en el marco del I Encuentro Peruano de Arte Rupestre (EPAR-1) y Taller de Teoría, Metodología e Investigación, 2004, Lima.

Raimondi, A. 1874. El Perú: Itinerario de Viajes (1929).

Ravines, R. 1986. Arte rupestre del Perú. Inventario general (Primera aproximación). Instituto Nacional de Cultura. Lima.

Van Hoek, M. 2011. The Chavín Controversy – Rock Art from the Andean Formative Period. Oisterwijk, The Netherlands. Libro solo disponible en PDF en ResearchGate.

Van Hoek, M. 2012. Rumimantam Llaqllasaq Wirpuykita: The ‘Cycle of Life’ in the Rock Art of the Desert Andes. Oisterwijk, The Netherlands. Libro solo disponible en PDF en ResearchGate.

Van Hoek, M. 2018. The Huacapongo Corridor – Rock Art along a Prehistoric Coastal Route in the Desert Andes. Oisterwijk, Holland. Libro solo disponible en PDF en ResearchGate.

Zapata Benites, C. 2012. Círculos y cruces: geoglifos del cerro de Copa de Sombrero, valle de Huarmey, Ancash. In: Rupestreweb.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 + 9 =